Memorias de un Gabachero

Memorias de un gabachero...

un gabachero de la costa oaxaqueña, puerto escondido, mexico

En verano puerto escondido se llena de gente nueva, gente de todo el mundo, gente que viene a desconectarse de su vida queriendo vivir el sueño costeño y bueno, siempre hay ese alguien que destaca entre la multitud.

Es ese alguien que tarde o temprano va a terminar hablando contigo en cualquier lugar de la fiesta, hablaran temas totalmente absurdos, algunos profundos y otros que se prestaran para sacar tu lado cómico-cultural. Por otra parte, tus amigos con los que llegaste a la fiesta (y haz dejado aun lado), te lanzaran miradas de complicidad o de desaprobación total acerca de tu encuentro internacional espontaneo. Y por otro lado, los locales gabacheros, los de toda la vida, te verán con cara de: "Bien ahí eh" y algunos otros malavibra sólo te malmiraran. Obvio ignoraras esas miradas tajantemente.

La noche transcurre y tus niveles de alcohol en la sangre van en aumento, así que llegó el momento perfecto de ir a la pista de baile y sacar el Billy Elliot o la Niurka en Aventurera que todos llevamos dentro para poder presumir nuestros movimientos curvilineos-copulatorios demostrando de que estamos hechos y así poder enarbolar nuestra bandera en otro país. No es una regla general pero la mayoría de las extranjeras y extranjeros carecen totalmente de la habilidad del baile pero pues no importa, están ahí dando lo mejor de si con tal de estar contigo all night.

La noche se fué, así como muchacho puberto al enterarse que será padre, se fué, no supiste como pasó el tiempo tan rápido pero se fué. Y bueno, llego el momento o de despedirte o de valerte totalmente madre la vida y aventarte una faena monumental de Amor a la Mexicana en cualquier hotel de la zona.

No se que pasa con el cosmos pero siempre pasa que se conocen en la última noche, entonces es momento de realmente echarle ganas a la pasión y no dejar en mal a la nación. Pasará lo que tenga que pasar y te divertirás como los grandes. A la mañana siguiente intercambiarás números y redes sociales, sino es que ya lo hiciste antes, desayunarás y abandonarás el ruedo.

Al pasar de un par de horas recibirás un mensaje de "Im in the airport" con un carita triste, te tomarás el tiempo necesario para responder y hacer una promesa absurda de "nos vemos pronto" o algo de esa calaña. Lo que viene adelante es que se escribirán los siguientes días y luego dejaran de hacerlo, hasta que la conversación de WhatsApp baje lo suficiente para quedar en el olvido; es así es como WhatsApp te dice que todo esta pasando.

En realidad somos adictos a los enamoramientos fugaces, estamos enganchados a los vínculos instantáneos que descubrimos en apenas unos días, a veces en apenas algunas horas y NO ESTA MAL, de hecho podría funcionar, conozco muchos casos de amigos viviendo el sueño gabachero, son conquistadores de las tierras lejanas, amigos que enarbolaron la bandera mexicana en otros países y son felices, ellos son los que sólo se dieron la mínima oportunidad de encajar y ahí resultado pero supongo que es más excitante pensar en lo siguiente:

"Hay alguien ahí afuera esperando por mi y nos la vamos a pasar bomba".

Y así la vida y así el amor gabachero, bienvenida sea la temporada baja amigos.

Un beso

La Administración

Write a comment

Comments: 0